Francis Jiménez

Botánico

Donald Dod y Annabelle Stockton, una merecida dedicatoria

por | Sep 22, 2021 | Flora Dominicana | 0 Comentarios

Imagen principal: Cortesía de Eco-Hispaniola

Donald Dod nació en Kansas City, Misuri, Estados Unidos, el 10 de octubre de 1912, y falleció el primero de abril de 2008 en West Virginia a los 96 años de edad. A los siete años se mudó a California, donde vivió hasta 1940, cuando ingresó al ministerio de la iglesia presbiteriana.

En 1946 asumió el puesto de director del Proyecto Guacio, un centro de servicios cristianos en el valle del Río Grande, Añasco, Puerto Rico. Donald se graduó en la Universidad de California, Berkeley, con especialidad en Química.

En él área de botánica fue un autodidacta y sus conocimientos los adquirió con la ayuda del señor Harold Winters, de la Estación Experimental de Mayagüez, durante su estadía en la Isla de Borinquen. Su inclinación por las plantas la adquirió de su tía Clara. Durante más de cincuenta años recorrió los más remotos lugares situados en las montañas y los valles de las islas del Caribe en busca de orquídeas silvestres.

La llegada a Quisqueya

Donald se trasladó a República Dominicana en 1964, un año antes de estallar la guerra patria, el 24 de abril del 1965. Ni él ni su esposa, Annabelle Stockton de Dod, fueron evacuados con los demás ciudadanos norteamericanos; al parecer ellos no se habrían registrado en la embajada estadounidenses. Así pudieron integrarse en el programa de reparto de alimentos que se ejecutó en la capital dominicana.

Su trabajo con la iglesia Evangélica Dominicana consistió en desarrollar programas sociales, tiempo que aprovechó para fundar una institución de planificación familiar, que más tarde se le llamó Asociación Pro Bienestar de la Familia, conocida hoy con el acrónimo de Pro Familia.

A principios de los años 70 fueron fundados en República Dominicana varias instituciones: el Museo Nacional de Historia Natural, el Museo del Hombre Dominicano, el Museo de Arte Moderno, el Parque Zoológico Nacional y el Jardín Botánico Nacional, lo que produjo en el país un incremento considerable de las actividades científicas.

Donald y su esposa Annabelle se integraron con mucho entusiasmo a esta obra. Annabelle era ornitóloga en el Museo de Historia Natural y Donald especialista en orquídeas en el Jardín Botánico Nacional. Ambos recorrieron la isla buscando orquídeas, así como contando y colectando aves. Con su antiguo vehículo Volkswagen se les veía recorrer las partes más remotas de la Cordillera Central, de las sierra de Bahoruco y Neiba, así como las montañas haitianas: Morne la Hotte, Pic Macaya, Riviere Glace, Morne Formon, entre otras.

Donald Dod creó en 1976, junto al Dr. Alain Liogier y el Dr. José de Jesús Jiménez, la revista científica Moscosoa, y permaneció en su comité editorial hasta el 1993. El periódico El Caribe ofreció sus páginas para que escribiera artículos semanales acerca de la naturaleza dominicana. En esas tareas los esposos se alternaban: una semana publicaba Donald sobre orquídeas, y la otra Annabelle acerca de las aves. Así dieron a conocer a todos los dominicanos del momento las maravillas de su propio país.

Un legado que perdura

Un movimiento ecológico se desarrolló alrededor de estas actividades. Y se fundó la Sociedad Dominicana de Orquideología, la Sociedad Dominicana para la Conservación y la Sociedad de Ornitología (más tarde llamada sociedad de Aves Annabelle Stockton de Dod), también fundada por ellos.

Bajo su estímulo, importantes áreas del país fueron designadas como parques nacionales y reservas científicas, para proteger especies y ecosistemas frágiles. El Parque Nacional Sierra de Bahoruco lleva el nombre de Donald Dod.

Donald construyó un pequeño invernadero en el Jardín Botánico para cultivar las orquídeas que colectaba en las montañas de la isla, y a la vez darles seguimiento al crecimiento, la floración, fructificación y el comportamiento, lo que facilitó la identificación de las orquídeas. Como resultado de su fructífera labor científica logró descubrir más de noventa especies de orquídeas nuevas para la ciencia. Creó el género Quisqueya, nuevo para la ciencia, con las siguientes especies: Quisqueya holdridgei, Quisqueya ekmanii, Quisqueya karstii, y Quisqueya rosea.

Los esposos Dod procrearon cuatro hijos, quienes participaron en los estudios durante sus años de formación en Puerto Rico y República Dominicana. En 1988 regresaron a California. Annabelle, quien había escrito Las aves de la República Dominicana y de Haití, la guía de campo y varios libros para colorear para niños, se dedicó a producir su libro de aves en inglés Endemic and Endangered Birds of de the Dominican Republic. Donald siguió sus trabajos de identificación en el laboratorio y continuó su trabajo orquideológico en la Universidad de California, Berkeley.

Como un reconocimiento a los importantes aportes hechos por Dod al conocimiento de la orquideoflora dominicana, varios especialistas bautizaron varias especies de orquídeas nuevas en su honor, entre las que se citan: Cyrtochilum dodianum, Epidendrum dodii, Lepanthopsis dodii, Pleurothallis dodii, Psychilis dodii y Schiedeella dodii.

El involucramiento de los esposos Dod fue tal, que Annabelle Stockton pidió en su testamento que sus cenizas fueran esparcidas en la cima de la Sierra de Bahoruco, por ser un santuario de alta diversidad biológica, en el cual ellos hicieron importantes descubrimientos de aves y plantas. Annabelle Dod falleció en 1997 y su deseo fue cumplido por su esposo unos meses más tarde.

Tuve el honor de ser asistente de Donald Dod, de quien aprendí mucho de las orquídeas de la isla.

Aportes a la literatura científica

Donald Dod. Foto: Francis Jiménez

Durante sus largos años de trabajo publicó numerosos artículos en diferentes revistas nacionales y extranjeras, bajo los títulos: Orquídeas Dominicanas Nueva I-VIII; Massif de la Hotte, Isla Peculiar: Orquídeas nuevas iluminan su historia; Orquídeas nuevas para la ciencia, endémica en La Española I, II, III; Áfidos y tripidos polinizan orquídeas en las Pleurothallidinae (Orchidaceae); Oeceoclades maculata (Orchidaceae).

De 1975 a 1985, en marcha inexorable, cruza la isla La Española I, II, III; Orquídeas nativas silvestres en el Jardín Botánico Nacional, Santo Domingo, República Dominicana; un inventario de las Orchidaceae del Parc National Citadelle, San Souci y Ramírez, en Milot, Haití; Santuario para una orquídea endémica; El Género Epidendrum (Orchidaceae) de La Española: Introducción y Clave, (Moscosoa Vols. I-VII); Quisqueya-a new and Endemic Genus from the Island of Hispaniola, en American Orchid Society Bulletin, Vol. 48 (2). Además, escribió numerosos artículos acerca de orquídeas en el boletín de la Sociedad Dominicana de Orquideología, y en algunos periódicos dominicanos de circulación nacional.

Compartir en: