Por Adrian R. Morales
Fotos: cortesía del entrevistado

Salvador Batista es amante de la naturaleza y está consciente de lo importante de proteger los ecosistemas y las áreas y los espacios verdes de nuestro país y del mundo. A su familia le ha inculcado esos valores “para que sepan que los recursos naturales son una fuente de vida para todos”. En cada viaje que realiza, ya sea en República Dominicana o en el extranjero, procura visitar destinos que tengan la naturaleza como uno de sus atractivos.

Dedicado desde hace años al periodismo turístico, Salvador ha hecho de los viajes, más que un componente esencial de su trabajo, su gran pasión, y eso es palpable en su popular portal “Recorriendo con Salvador”, especializado en videos turísticos, que ha adquirido vida propia –hoy también es posible verlo en la televisión pública– y por el que ha sido acreedor de importantes galardones. “Mi labor en el periodismo turístico significa responsabilidad y compromiso, no solo para dar a conocer lo hermoso, sino para denunciar lo negativo que ocurra en este sector”.

Como periodista turístico, señala, tenemos el reto de seguir preparándonos, innovando y aportando a través de nuestros medios al desarrollo del turismo en el país. “Esto es mi todo, mi fuente de trabajo, mi satisfacción personal y profesional, pero en especial, a través del periodismo turístico he aprendido a ser más tolerante, a valorar y disfrutar de la vida y las personas en cada destino que visito”, puntualiza el también codirector para República Dominicana de la Organización Mundial de Periodismo Turístico (OMPT).

¿Eres de los que tenía jardín o patio en tu casa de la infancia?
Soy un amante de la naturaleza y mi familia siempre ha vivido en casas con patios. Tuve la suerte de ver a mis padres sembrar plantas y árboles frutales.

¿Cómo ha sido tu interacción con las plantas?
Teníamos una planta en el frente de la casa, creo que se llamaba ficus benjamina, que se sembró cuando yo era muy pequeño. A cualquier lugar que nos mudábamos en la capital nos la llevábamos con nosotros. Fue una planta que prácticamente creció conmigo. Mi madre siempre me decía que ese árbol, que a lo largo de su vida dio muchos “críos”, tenía casi la misma edad que yo, y se mantuvo florecido hasta hace poco. Fue sorprendente todo el tiempo que duró, cerca de 43 años.

Si tuvieras que seleccionar una planta, flor o un árbol que te represente, ¿cuál sería?
Creo que sería el ficus benjamina. Siempre lo regaba y lo mimaba pero cuando me iba de viaje se resecaba y se marchitaba; sin embargo, a mi regreso volvía de nuevo a su verde. En un momento llegué a pensar que hasta tenía sentimientos.

¿Actualmente tienes plantas sembradas?
Vivo en un apartamento y tenemos plantas que soportan el sol: agave, erigeron y pitósporo enano. Cuando estoy de viaje, por sus condiciones, se nos hace más fácil lograr que se mantengan vivas y florecidas.

¿Cuál es la planta o flor que más te ha sorprendido en tus viajes?
Los árboles de acacia que se encuentran en el lago Turkana, en Kenia. También me ha maravillado la aguapé, originaria de América, una exótica planta acuática que pude ver en Colombia y Perú.

Tú que has viajado a otras capitales, ¿consideras que hay suficiente verde en Santo Domingo o todavía podemos darles más espacio a plantas, flores y áreas verdes?
Creo que necesitamos más verde, más flores y plantas, sobre todo en muchos parques de la ciudad capital. Esos espacios están sobrecargados de “block” y cemento y tienen poca vegetación; varios parques se ven vacíos y sin vida y no ofrecen nada de fresco.

¿Cómo eres cuando viajas?
Soy de ver muchos recursos naturales, así como cultura e historia. Es fascinante ver cómo en muchos países que he recorrido protegen el medio ambiente y tienen leyes rígidas que castigan a quienes provocan daños a la naturaleza. He estado en Asia, y pese a la enorme población de naciones como Tailandia y China, es admirable la cantidad de zonas verdes muy bien cuidadas que exhiben.

Y qué decir de países europeos como Suiza, un gran protector de sus recursos naturales. Si nos vamos a América, vemos que Colombia, Argentina y Chile también muestran áreas muy verdes. En el caso de República Dominicana lo más recomendable es seguir insistiendo en el cuidado y multiplicación de los espacios verdes y concientizar a las personas para que los protejan.

¿Qué te motivó a ser emprendedor y lanzarte con “Recorriendo con Salvador”?
Primero, me quedé sin trabajo. (Risas). Tuve la suerte de viajar a diferentes destinos del mundo y poco a poco me fue naciendo ese deseo de conocer. Tenía engavetado el proyecto de una web que presentara destinos e informaciones turísticas para los amantes de los viajes. Hasta que se dio la oportunidad y aunque fue difícil al principio, reconozco que emprender es luchar contra viento y marea, es darle tiempo al tiempo hasta que llegue el momento. Y así sucedió, hoy tenemos un portal muy estable y con gran apoyo de los sectores público y privado.

Con más de 65 países y más de 220 destinos visitados, ¿cuáles te han marcado de manera especial?
Tengo varios. La Isla de Pascua en Chile, un destino que debes ver para creer; Tanzania y Kenia, donde disfruté ser testigo de la emigración de los cinco grandes de África (elefante, león, rinoceronte, búfalo y leopardo); lo exótico de la India y la diversidad de los pueblos mágicos de México, sin dejar de mencionar la hermosamente desordenada Tailandia.

También compartes con apreciadas colegas otro emprendimiento, los “Friends Traveling”. ¿Cómo se diferencia este entusiasta club del resto de iniciativas que ofrecen un servicio similar para un público ávido de viajes como el dominicano?
Este es un gran emprendimiento que nos ha dado mucha satisfacción. Comparto esta pasión con dos grandes amigas, Yubelkis Mejía y Cristina Rosario. Decidimos crear un club de amigos, ya que muchos veían que coincidíamos en diferentes viajes y nos comentaban que querían viajar con nosotros. Aprovechamos ese interés y ya no viajamos solos, lo hacemos con 20, 30 y hasta 40 amigos y seguidores de redes sociales que se suman a los tours y excursiones que programamos a diferentes destinos del país y del mundo.

Si la plancha en que estás resulta ganadora en las próximas elecciones de la Asociación Dominicana de Prensa Turística (Adompretur), ¿qué aportarían ustedes a esa entidad y al desarrollo del periodismo turístico en el país?
Tenemos el reto de preparar profesionalmente a todos esos colegas que han hecho del turismo su fuente laboral y profesional. Necesitamos más capacitación y brindarles más apoyo a sus emprendimientos periodísticos. Necesitamos conectar a Adompretur con entidades internacionales que le sumen a través de acuerdos. También lograr que todas las filiales del interior del país sepan que cuentan con un Adompretur fortalecido y deseoso de mejorar sus condiciones mediante un trabajo conjunto con otros renglones turísticos.

Compartir en: