Por Amalia Bobea, arquitecta. @abjardininterior

Fotos: fuente externa

Los jardines y los huertos tienen propiedades restauradoras que se conocen desde la antigüedad. La jardinería figura entre los principales pasatiempos de las personas al ser una actividad enriquecedora y curativa.

Un jardín va más allá de coleccionar un grupo de plantas. Es un espacio que está compuesto de varios elementos, no solo del componente vegetal, sino que puede incluir elementos de la naturaleza, como piedras, agua, madera, tierra, animales. Además de estos, el jardín cuenta con elementos artificiales: muebles, murales, estructuras, materiales tejidos, iluminación, esculturas, fuentes, cuadros y letreros.

Un jardín es un espacio físico protegido, delimitado, que nos puede dar tranquilidad y paz, donde nos sentimos a gusto, que puede ser nuestro refugio, aunque no lo cultivemos, solo por el hecho de estar ahí. Y más aún, si nos sumergimos en el delicado trabajo de cuidarlo, a medida que lo vamos conociendo, lo regamos y abonamos, eliminamos sus malezas y controlamos sus plagas, puede convertirse en una verdadera fuente de aprendizaje.

El espacio se hace

A la mayoría de las personas les gustaría poder disfrutar de un hermoso jardín, pero consideran la jardinería como una actividad un poco burda o incómoda. Ante la excusa común de “no tengo espacio” te puedo recomendar que transformes una de tus paredes en un jardín vertical, y ante la excusa de “no tengo tiempo” prueba practicar su cultivo para tu propio beneficio, claridad mental y crecimiento personal.

En principio instalar un jardín implica creatividad, pero en su proceso de crecimiento hay mucho de prueba y error. Estará en continua evolución, y a nosotros nos toca observar, escuchar, aceptar lo que funciona y lo que no. Al igual que en nuestra vida, tenemos en un jardín muchas realidades con las cuales lidiar. No será todo belleza: con las plantas, las piedras y el agua también confluyen las labores de limpieza, la eliminación de malezas y el control de las plagas.

¿Por dónde empiezo?

Lo primero es tener claro para qué quiero un jardín, y específicamente un jardín vertical. La idea común es la de integrar el verde, acercarnos a la naturaleza, conectar con un espacio que nos brinde tranquilidad, sosiego, paz. Por tanto, lo principal es tener claro cuál es nuestro objetivo.

Luego debemos conocer las opciones que tenemos, pues un jardín vertical es todo un universo de posibilidades. El principal objetivo del jardín vertical es aprovechar el espacio, aunque también puede construirse para ocultar algo, o para mejorar una vista, o para dividir un espacio.

Podemos aprovechar la altura, colgar los distintos elementos, construirlo en una estructura de madera o metálica adosada a una pared o estructura divisoria, aprovechar un muro rústico, hacerlo en un estante con varios maceteros, o también como un cuadro vivo. Tenemos la posibilidad de complementarlo con un bonito mueble, una hamaca, colocarle ilustraciones alusivas a la naturaleza, elementos simbólicos o letreros que conecten o signifiquen algo para nosotros.

Ventajas de tener un jardín vertical

  • Logramos un uso eficiente del espacio, sobre todo cuando vivimos en lugares pequeños.
  • Disfrutamos de sus beneficios estéticos, pues crean un gran impacto visual en el hogar.
  • Proveen beneficios ambientales, puesto que el tener plantas en la casa contribuye a reducir los niveles de dióxido decarbono, aumentar el de oxígeno y eliminar algunos contaminantes.
  • Disimulan y transforman paredes que no están en buenas condiciones, o que no nos agradan.
  • Nos brindan beneficios sanadores y terapéuticos, tanto al cultivarlos y atenderlos, como tan solo al observarlos.
  • Crean un ambiente equilibrado y armónico que puede convertirse en el rincón de nuestro hogar para conectar con nuestro interior.

Consejos para tener un jardín vertical en casa

  • Ubícalos en cualquier pared o rincón que te agrade y que quieras transformar, no importa si es muypequeño.
  • Asegúrate de que, si tu jardín va a estar en el interior, esté iluminado y que exista circulación de aire. Por lo tanto, debes evitar lugares donde existan fuentes de calor y también oscuridad.
  • Piensa en su mantenimiento. Si lo vas a cuidar tú, de cuánto tiempo dispones, qué tipo de riego conviene. Si vas a optar por el riego manual, debes tomar en cuenta la limpieza, posible derrame de agua o tierra.
  • Investiga sobre las plantas antes de adquirirlas. Elegir las pantas es una de las principales tareas a realizar que te puede llevar tiempo. Toma en cuenta sus requisitos de luz, de agua y su patrón de crecimiento. La planta correcta en el lugar correcto.
  • En cuanto al patrón de crecimiento, si vas a realizar un muro verde o cuadro vivo, las plantas no deben ser muy rígidas, ni tener un patrón de crecimiento muy vertical, más bien horizontal o que cuelguen.
  • Considera el espacio necesario para el crecimiento. En este punto me refiero al espacio que se debe dejar entre una planta y otra. Podemos sentirnos tentados a sembrar las plantas muy juntas para lograr un efecto terminado de forma inmediata, pero esto no es lo correcto, debemos ser pacientes y esperar que las plantas se desarrollen hasta alcanzar el efecto imaginado.
  • Toma en cuenta si el ambiente es de sol, semi sol o sombra. Piensa que tus plantas deberán estar felices en su nuevo hogar, algunas lo estarán con pocas horas de sol, para otras deberás asegurarte que tendrán al menos ocho horas de sol (estas plantas probablemente requerirán riego a diario).
  • Combina plantas que tengan similares necesidades de riego. Al momento de seleccionar las plantas también debes hidro zonificar. Es importante tomar en consideración, que, si el riego es automático, necesitaras un recipiente colector, una pequeña bomba, y si el riego será manual, al regar debes hacerlo de forma ligera y uniforme.
  • El impacto visual es importante, procura elegir plantas con distinto follaje, que presenten contraste en la forma de sus hojas, color y textura. Y procura colocar las plantas más llamativas donde queramos el mayor impacto visual, como cuando hacemos una fotografía y aplicamos la regla de los tercios.
  • Por último, recomiendo un sustrato liviano, suelto, y esté periódicamente fertilizarlo.

Estos consejos son fundamentalmente para el cuidado de las plantas de tu jardín, pero tu espacio ajardinado lo puedes complementar con los demás elementos que harán de tu jardín tu espacio soñado. Conseguir este pequeño lugar sin duda es un gran reto, pero estoy segura de que si sigues estos consejos, y si además integras los demás elementos que lo complementen, como iluminación, sonido, objetos que conecten con tu interior, entonces podrás disfrutar de tu hermoso jardín, que además de lucir bien te brindará todos los beneficios terapéuticos.

 

Compartir en: