Por Yulendys Jorge
Fotos: Yulendys Jorge y fuente externa

En el mercado existen numerosos bebederos de vistosos colores y diversos diseños para atraer a los colibríes, las avecillas más pequeñas del mundo que no dejan a nadie indiferente por sus particularidades. Pero en esta ocasión trataremos la opción de atraerlos de manera natural, la más óptima y saludables para ellos.

Los colibríes son especies endémicas del continente americano. Colombia, Ecuador y Venezuela tienen la mayor diversidad de colibríes, cuya familia abarca más de 100 géneros y de 350 especies. En República Dominicana tenemos tres especies: Mellisuga minina, Anthracothorax mango y Chlorostilbon swainsonii (endémica de la Hispaniola). Otros nombres como se les conoce son picaflor y zunzuncito.

Aunque liban de la mayoría de las flores, se sienten atraídos de manera particular por las de colores rojizos y anaranjados; la atracción entra por la vista, no tienen olfato. Con esto en cuenta, ya tenemos una pista para empezar a diseñar nuestra estrategia para que nos visiten.

En esta entrega te compartiremos algunas plantas de las más apetitosas, y a las cuales ellos no se resistirán. Es importante tener en cuenta que las plantas que escojamos deben estar fuera del alcance de nuestras mascotas felinas; el estrés que estas pudieran provocar a las avecillas desmotivaría al más hambriento de los colibríes.

Todas las plantas de floración con las características que prefieren los colibríes necesitan exposición solar, en menor o mayor medida, en dependencia de la especie, y que indicaremos a continuación:

Lantana o doña Sanica
Lantana es un género que abarca más de 100 especies de arbustos, de la familia Verbenaceae, originario de regiones cálidas de América del Sur y América Central. En el país les llamamos doña Sanica. Su crecimiento se adapta al contenedor donde están plantadas; es decir, si están sembradas directamente en el suelo, su crecimiento será más desarrollado, pero también pueden cultivarse en maceteros, colgantes, preferiblemente.

Necesitan de pleno sol para obtener el mayor esplendor de su floración. Florece todo el año. Cuando se tienen en macetas, hay que fortalecerlas con nutrientes en abonos y el cambio de tierra según lo vaya requiriendo.

Cayena o hibiscus
Este arbusto de la familia de las malváceas, originario de Asia oriental, se encuentra en numerosas regiones tropicales que incluso las han adoptado entre sus flores de identidad nacional. Se puede sembrar en suelo directo o tener en macetas en balcones o terrazas. En esos lugares se debe garantizar que reciba luz solar por varias horas, imprescindible para su sana floración y desarrollo saludable. Florece todo el año.

Coralillo
Ixora, llamada coralillo en República Dominicana, es una planta con 529 especies, pertenecientes a la familia de las rubiáceas. Suele ser de las preferidas por paisajistas a la hora de crear setos vivos en aceras residenciales y jardines de patios por sus atractivas floraciones que permanece todo el año y la diversidad de colores de sus flores. Es un arbusto que no pasa de uno o dos metros, según la especie; las hay de mayor tamaño y en miniatura. Es de fácil cuidado, y aunque requiere de luz solar, es importante que tenga mucha exposición, o que la luz sea filtrada.

Lágrimas de Cupido
La abundante floración de este arbusto, Ruseselia equisetiformis, y el rojo anaranjado de sus diminutas flores tubulares, la convierten en una de sus favoritas. Aunque se puede sembrar en suelo directo, también se puede cultivar en canastas y maceteras siembre y cuando tengan un espacio para las ramas colgantes.

Si eres de las personas impacientes que desean atraer con rapidez a los colibríes, esta es la opción por excelencia. Es de fácil cuidado, y necesita de exposición solar; a mayor exposición, mayor la cantidad de flores en los penachos. Entre otros nombres que recibe esta planta están, lluvia de coral, planta coral, lluvia de amor, flor del zunzún o colibrí.

Hamelia Pathens
Es una especie de arbusto, perenne, de las zonas tropicales y familia de las rubiáceas. Tiene flores tubulares anaranjadas y rojizas. Su origen es de América subtropical. El fruto, en forma de globo, de color rojo, al madurar se torna oscuro y sirve de alimentación para aves como la cigua palmera, el carpintero y el ruiseñor. Algunas personas la cultivan en macetas, con el requisito de que les debe dar el sol directo.

Curiosidades del colibrí

  • En la búsqueda de néctar, y aunque son de hecho atraídos por los colores rojo y naranja, beben el néctar de una variedad de flores que tienen un contenido de azúcar específica (10 % a 25 %).
  • Los comederos de color rojo simplemente ayuda a las aves a identificar una fuente de alimento potencial desde la distancia. Las señales visuales son importantes porque no tienen sentido del olfato.
  • La velocidad de vuelo: 15 metros por segundo.
  • Velocidad de ala: 12-80 veces por segundo, en dependencia de la especie.
  • Pulso: latidos 1.260 por minuto (durante el vuelo).
  • El peso corporal: 20.2 gramos, en promedio.
  • Si bien son fantásticos voladores, los colibríes gastan solo el 10 % de su tiempo en vuelo. Volar es muy exigente para sus cuerpos, por lo que solo lo hacen en la obtención de alimentos y (ocasionalmente) vuelos de apareamiento. El resto de su tiempo se dedica a descansar, la digestión, y en un estado similar al sueño donde su tasa metabólica disminuye significativamente para conservar energía.
  • Las proteínas las obtienen comiendo insectos como los mosquitos.

Depredadores
La lista de los depredadores potenciales es larga y las arañas pueden estar por encima de los colibríes en la cadena alimentaria. Debido a que los colibríes utilizan la seda de araña para construir sus nidos, de vez en cuando, mientras adquiere la seda, se enredan y son atacados por la araña. Los colibríes también pueden ser víctimas de gatos, mantis religiosas, halcones y serpientes.

Fuentes
Museo Nacional de Historia Natural “Prof. Eugenio de Jesús Marcano”

Colibripedia.com

Timoteo Estévez, fotógrafo dominicano conservacionista

 

Compartir en: