Texto y fotos por Yulendys Jorge

 

El Jardín Botánico Nacional posee un vivero desde su inauguración en agosto de 1976, que en sus orígenes se dedicaba al cultivo y la reproducción de plantas que necesitaba el Botánico en sus diferentes áreas de investigación y recreación.

El ingeniero Moisés Montero Gómez, encargado de diseño y mantenimiento de jardín, del Botánico, nos cuenta que alrededor de 2010 el vivero empezó a ofrecer al público general plantas que provenían del excedente de la producción de cuatro grupos: forestales, frutales, medicinales y ornamentales.

En un área de 800 metros cuadrados el visitante puede encontrar variedades como begonias, peperomia, eugenia, trébol morado, helechos, suculentas, trinitarias, palmeras, entre otras, a precios más económicos en comparación con los demás viveros del país.

Otras características del vivero es que hace “énfasis en la conservación de la flora de la isla Española (especies autóctonas), especialmente en aquellas especies de plantas en peligro de extinción, además de concienciar a la población con programas de acompañamiento para que conozcan lo nuestro”, destaca la ingeniera agrónoma Marlene Peguero, encargada del vivero.

Al ser el Jardín Botánico Nacional el centro científico de investigación de la flora nacional, reconocido por su contribución a escala internacional, en especial en el Caribe insular, el vivero ha jugado un rol importante en proyectos y programas de otras instituciones públicas, así como en alianzas público-privadas para la conservación de la naturaleza. Un ejemplo de ello son los cientos de miles de plantas que se reprodujeron para el Plan Quisqueya Verde. Asimismo, el vivero sirve de laboratorio para reproducir especies que estudian y recolectan los botánicos en sus expediciones, para conservar y educar.

 

Exclusividades

El vivero tiene más de 300 especies de plantas nativas, endémicas y exóticas. Además de las plantas ornamentales que en él se encuentran, hay otras especies de exclusividad, como son: Alvaradoa haitiensis (abbe marrón), Pimenta ozua (ozúa), Pouteria domingensis (totuma), Pimenta haitiensis (canelilla), Cojaba filipes (samancito), Pereskia quisqueyana (rosa de Bayahíbe, nuestra flor nacional), Pereskia marcanoi (rosa de Bánica), Peltophorum berteroanum (abey), Jacaranda poitaei (jacaranda o abey) y Carapa guianensis (cabirma de guinea).

El vivero del Botánico trabaja de lunes a viernes de 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde. Tras cruzar las puertas del Botánico, el vivero se ubica en la parte norte. Cualquier orientación sobre plantas la puede obtener llamando a su teléfono 809-385-2611, extensión 240.

Compartir en: